• Alianza Cristiana y Misionera Peñalolén

Reflexión Pastoral

Nuevamente nos aprontamos a celebrar las Fiestas Patrias. Tiempo en que recordamos nuestra liberación de España. Sacamos del baúl de los recuerdos a nuestros héroes patrios, nuestras tradiciones venidas del mundo rural y nos acordamos que tenemos un baile nacional que duerme el resto del año, entre otras cosas.

Si miramos el pasado, tenemos mucho para celebrar, porque ninguna nación debe estar sometida a otra. Debemos valorar nuestra libertad.


Pero actualmente estas Fiestas Patrias no nos encuentran bien como país. Estamos viviendo una crisis política importante. Se ha perdido la confianza y el futuro se ve incierto en lo económico. Hoy más que nunca la iglesia debe orar por la nación y sus autoridades para que vivamos en paz y bienestar.

Los hijos de Dios somos ciudadanos de dos mundos. Por un lado somos ciudadanos del cielo, por otro lado nos debemos a nuestra patria. Somos peregrinos que al pasar vamos dando testimonio de Cristo y su Palabra.


Junto con septiembre llega la primavera. Hagamos lo posible para que en nuestro país renazca la justicia, reverdezca la cordura y se instale de nuevo el temor a Dios y el respeto a su Palabra. Salmos 33:12 “Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que escogió por su heredad”.


7 vistas