• Pr. Elias Stuardo

Reflexión Pastoral

El mes de marzo ha llegado, es el mes en el que tenemos más gastos. Hay que financiar el colegio, la universidad, los útiles escolares, el permiso de circulación del automóvil, etc. Son muchas las cosas en las que tenemos que ocuparnos. En este mes muchos se reintegran al trabajo después de unas siempre cortas vacaciones.


También retomamos nuestro servicio al Señor en la iglesia local, por lo que invito a la comunidad de fe a sumarse al trabajo este año 2017. Tendremos oportunidades para servir, enseñar, pastorear, ofrendar, evangelizar, interceder, etc…


Todos podemos contribuir en la extensión del Reino de Dios en nuestra comunidad y el mundo. Que nadie se margine o excuse. El Señor en su gracia nos ha otorgado dones y talentos que debemos poner al servicio de Dios, su iglesia y la comunidad.


Vivimos tiempos desafiantes, estamos insertos en un mundo que cambia, tambalea y despierta con malas noticias preferentemente. Pero a nosotros nos ha sido encomendado el evangelio de la muerte y resurrección de Cristo, ¡¡¡la única esperanza de este mundo!!!.


Dejo con ustedes las palabras del apóstol Pablo: 1 Corintios 15:58 “Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo en el Señor no es en vano”.



“Porque para mí el morir es ganancia”


En la mañana del lunes 6 de febrero, el Señor llamó a su gloriosa presencia a nuestra querida hermana Daisy Cancino. Fue una destacada miembro de nuestra iglesia. La recordaremos como una mujer abnegada, de convicciones firmes, generosa y amplia sonrisa. Sus hijos se refirieron a ella como una madre ejemplar y comprometida con el Señor y su familia.


Siempre admiré su fidelidad en medio de las pruebas y dificultades que tuvo que enfrentar. Nunca dejó de luchar y confiar en el Señor, pero dispuesta a aceptar su voluntad en todo. Recuerdo que en una visita le pregunté: “Daisy ¿Qué pasará contigo si el milagro no se produce? “¡¡Me voy a estar con el Señor!! Fue su rápida respuesta. Daisy estaba segura que si partía de este mundo, lo haría en los brazos del Aquel que dio su vida por ella en la cruz. Y así fue. La Biblia dice: Entonces oí una voz del cielo, que decía: «Escribe: Dichosos los que de ahora en adelante mueren en el Señor». «Sí —dice el Espíritu—, ellos descansarán de sus fatigosas tareas, pues sus obras los acompañan». (Apocalipsis 14:13) Que el Señor bendiga y fortalezca a su esposo Juan, a sus hijos y nietos.


22 vistas