• Pr. Elias Stuardo

El amor de Dios por la ciudad

“Desde la ciudad gimen los moribundos, y claman las almas de los heridos de muerte” Job 24,12. “Levántate y vé a Nínive, aquella gran ciudad, y proclama en ella el mensaje que yo te diré” Jonás 3,2


En las grandes ciudades se concentra la mayor cantidad de población y ejerce influencia sobre el resto del país. ”Santiago no es Chile” Pero quienes no son de Santiago sienten que así es.


El crecimiento de las ciudades modernas, genera desafíos que los cristianos no podemos eludir. En la ciudad se produce y practica con más facilidad el pecado.

Existen varios factores que gatillan la crisis de la ciudad de hoy: El anonimato, el individualismo, el afán de competir con el otro, la tolerancia; la tendencia es la aceptación de todas las conductas.


Un artículo del Diario el Mercurio señalaba: La destrucción de los barrios debido al avance inmobiliario, la deficiente conectividad, las diferencias sociales y la falta de seguridad son algunos de los aspectos que destacan los santiaguinos como sus mayores problemas. Además, identificaron como situaciones preocupantes la escasez de espacios públicos de esparcimiento, la mala educación cívica de los santiaguinos y la gran contaminación atmosférica.


“La vulgaridad, falta de educación, agresividad e individualismo de los santiaguinos queda de manifiesto desde el camionero energúmeno que ‘garabatea’ a los peatones que cruzan por el paso cebra, hasta la señora en su 4×4 que se estaciona como si nada en el lugar de los minusválidos”.


Pero hay una estadística que no se menciona: Somos unas de las ciudades con el índice más elevado de depresivos, estrés, enfermos mentales, alcoholismo, divorcio y drogas. Parece que eso nadie lo ve.

Esta es una tremenda oportunidad para la iglesia.Pero la ciudad ¿ve la iglesia? Nuestros vecinos ¿nos ven? ¿Ven a Cristo?


Jeremias 29:7 “Procuren la paz de la ciudad a la cual los hice transportar, y rogad por ella al Señor, porque en su paz ustedes tendrán paz".


Pr. Elias Stuardo