• Daniela Jimenez

Ministerio de Jóvenes y Juveniles

Durante este mes fuimos alimentados a la luz de la palabra de nuestro Señor, en relación a nuestro comportamiento y obediencia “en las relaciones afectivas y/o pololeo”, en virtud del cual pudimos compartir y aprehender la lección de la palabra, y comprender cuál es el verdadero propósito que debe existir en la relación entre un hombre y una mujer que se aman, los posibles conflictos y tensiones que se pueden dar en torno a la relación, y las costumbres y malos hábitos que resultan opuestos y contrarios a lo que nuestro Padre nos entrega en su palabra.


Aprovechamos la oportunidad de elevar nuestras gratitudes a nuestro Señor, y por cómo, por medio de su palabra nos toca en lo más íntimo de nuestros corazones, palabra que se infiltra y nos guía hacia el camino de la rectitud, por el Espíritu Santo.