• Elias Stuardo

Reflexión Pastoral

Proverbios 27:2 dice: "No te jactes de ti mismo;que sean otros los que te alaben". Está de moda "tirarse flores" a sí mismo. Que como nosotros, no hay otros. Que somos los mejores, los más "bacanes", los más lindos.

Esto de hacer alarde de lo que uno es y hace, es muy antiguo. Algunos se jactan de su físico, otros de sus logros, otros de su dinero. La Biblia nos aconseja que no nos jactemos a nosotros mismos, que sean otros los que lo hagan. Que mantengamos una actitud humilde. Ahora bien, tampoco debemos andar buscando reconocimiento. Nuestro Señor no buscó aplausos, buscó servir.

Un día todos aquellos que fueron fieles administradores de los dones y bendiciones que Dios nos da, recibirán el mayor de los elogios, la mayor alabanza de aquel que todo lo conoce: "Bién buen siervo y fiel, sobre pocos has sido fiel sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu Señor". Si queremos jactarnos que sea del gran Salvador que tenemos, que a pesar de lo pecadores que somos, nos salvó con su muerte en la cruz. "El que se gloría, gloríese en el Señor".


Un abrazo. Pr. Elías